OpiniónPortadaTommy Galán debió dejar pasar la bola sin abanicar el lanzamiento

El senador Tommy Galán no debió nunca inscribir su candidatura como aspirante otra vez al mismo cargo. Todo el mundo sabe los motivos por los cuales el mencionado senador no lo debió hacer por lo que está demás  repetirlo en estos cortos párrafos. Nosotros estamos totalmente convencidos de que en un partido con liderazgos fuertes como el que tenía el profesor Juan Bosch en el PLD, este no hubiera permitido esta imprudente inscripción y creo...
Ramon Read3 semanas ago1884 min

El senador Tommy Galán no debió nunca inscribir su candidatura como aspirante otra vez al mismo cargo.

Todo el mundo sabe los motivos por los cuales el mencionado senador no lo debió hacer por lo que está demás  repetirlo en estos cortos párrafos.

Nosotros estamos totalmente convencidos de que en un partido con liderazgos fuertes como el que tenía el profesor Juan Bosch en el PLD, este no hubiera permitido esta imprudente inscripción y creo que lo mismo habrían  hecho el Dr. Balaguer en el PRSC o el Dr. Peña Gómez en el PRD.

Esta fue una inscripción más que política, para satisfacer un ego personal y que pone en riesgo una de las senadurías más importantes del país hasta por el tamaño de la provincia la cual representa.

Es una candidatura que nace colocada a la defensiva desde el primer momento. Tendrá que distraer muchas horas de labor política proselitista y  de esfuerzos intelectuales para rebatir acusaciones sobre su conducta en  su paso por dos periodos  en el senado.

Con esto no queremos decir que es culpable de los hechos que se le imputan. Esto lo determinará un tribunal en los próximos meses, pero coloca al candidato y al partido que lo postula en una posición muy incómoda.

Creo que lo más prudente era dejar pasar este proceso sin arriesgarse y sin arriesgar ese importante cargo ya que al final no solo afecta al candidato, sino también a la organización que lo postula.

Dos factores más penden de manera negativa sobre esa candidatura y es que si el voto del senador es arrastrado por los diputados, en esta ocasión los candidatos a esas posiciones son débiles salvo contadas excepciones.

Lo otro es que si el Tribunal Constitucional falla eliminando el voto de arrastres para las provincias beneficiadas con ese privilegio, ahí si “le tuerce el rabo a la puerca” para Tommy Galán. Tendrá más que duplicar, triplicar sus esfuerzos políticos y económicos  con la limitante ahora de varios artículos de la Ley 33-18 sobre el financiamiento de las campañas.

Ramon Read