GeneralNacionalesPortadaAjuste de cuentas sería causa cuádruple crimen en el municipio de Guerra.

Sobre el asesinato el sábado de cuatro personas, dos mujeres y dos hombres, en el interior de una yipeta, cuando se desplazaban por la comunidad La Mojarra, en la entrada del municipio de Guerra, las autoridades manejan la hipótesis de que estaría vinculado a un ajuste de cuentas. El conductor de la yipeta Roberto Confesor Híchez Zapata, de 44 años, acribillado de varios disparos, tenía dos días que había llegado de Estados Unidos. Los investigadores...
Ramon Read3 semanas ago6085 min

Sobre el asesinato el sábado de cuatro personas, dos mujeres y dos hombres, en el interior de una yipeta, cuando se desplazaban por la comunidad La Mojarra, en la entrada del municipio de Guerra, las autoridades manejan la hipótesis de que estaría vinculado a un ajuste de cuentas.

El conductor de la yipeta Roberto Confesor Híchez Zapata, de 44 años, acribillado de varios disparos, tenía dos días que había llegado de Estados Unidos.

Los investigadores sostienen que por las características del crimen podría tratarse de un ajuste.

Un militar residente en la zona donde ocurrió el crimen, que no quiso identificarse públicamente, dijo que por su experiencia cree que se utilizó un fusil M-16, además de que los atacantes fueron precisos en los disparos.

El hecho ocurrió a las 2:00 de la madrugada cuando el conductor disminuyó la velocidad para cruzar un reductor (policía acostado), después de salir de la discoteca El Mercurio, en la comunidad de Guerra, que según se afirma era propiedad del conductor, versión que no pudo ser confirmada por El Nacional.

Las víctimas son Híchez Zapata, de 44 años, quien llegó al país el pasado jueves, conductor de la yipeta; Pablo Roberto Celedonio (Choco), de 42, años; Altagracia Librada Zapata, de 41, y Eladia Sabino de la Cruz, de 41 años. Todos vinculados familiarmente, residentes en la comunidad El Toro.

¡Auxilio!, ¡Auxilio! ¡Auxilio!, así, fue que una patrulla de la Policía, dio con el hecho cuando la esposa del conductor Johanny Castro, de 40 años, y su hija menor que por razones legales se omite su nombre, gritaban desesperadas a las 2:00 de la madrugada a la orilla de la calle Carlos Manuel Pumarol, para que socorrieran a las víctimas.

Es en ese momento es cuando los agentes se percataron de que en el interior del vehículo había cuatro muertos con impactos de bala. Los cadáveres fueron levantados próximo a las 6:00 de la mañana.
Todos vivían en la comunidad El Toro, pueblecito que está consternado y que todavía no creen lo sucedido.

Las víctimas viajaban en la yipeta Mazda, placa G385555, negra, y fueron interceptados por desconocidos que viajaban abordo de una camioneta doble cabina, Nissan.

En la escena del crimen recolectaron varios casquillos, mientras los cuerpos eran trasladados al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y la Policía informó que profundiza las investigaciones.

Fuente: El Nacional.

Ramon Read