CulturalEcológicasPortadaConmemorando el Día de la persona Ambientalista

Hoy, 17 de diciembre, es el Día Latinoamericano de la persona Ambientalista, instituido con el propósito de concienciar a la población respecto de la conservación y regeneración de los recursos naturales, y la preservación de la vida silvestre, ya que de ello depende el futuro de la humanidad. El diccionario de la Real Academia de la Lengua define la palabra “ambientalista” como la persona especializada y preocupada en el estudio, la calidad y la protección...
Ramon Read5 meses ago2563 min

Hoy, 17 de diciembre, es el Día Latinoamericano de la persona Ambientalista, instituido con el propósito de concienciar a la población respecto de la conservación y regeneración de los recursos naturales, y la preservación de la vida silvestre, ya que de ello depende el futuro de la humanidad.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define la palabra “ambientalista” como la persona especializada y preocupada en el estudio, la calidad y la protección del medio ambiente.

La historia, y la realidad que vivimos en el día a día, nos revelan y dejan al desnudo una triste realidad, es que los asentamientos humanos y el desarrollo de las sociedades han representado una agresión permanente contra el medio ambiente, ya que la mayoría de las edificaciones, las redes viales, los medios de transporte, las explotaciones agrícolas, la minería, las empresas, las instituciones y los hábitos de las personas impactan directamente al medio ambiente, representando un riesgo permanente para las personas, las familias, la población en sentido amplio y el propio planeta.

Para ser ambientalista no se requiere ir a la universidad, solo se necesita decisión, compromiso, mostrar preocupación y amar la naturaleza. Amar la naturaleza es escucharla, no contaminarla, no agredirla y darle nuevos hijos, vale decir sembrarle nuevos árboles.

Termino esta nota con un pensamiento del inmortal Víctor Hugo, cito: «Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha».

Escrito por: Dionicio Hernández Leonardo

Ramon Read