EcológicasPortadaLas serpientes decomisadas en Jicomé no son venenosas, pero si agresivas y atacan a humanos y otros animales

Las dos serpientes pitón  decomisadas en el municipio Jicomé de la provincia Valverde el fin de semana no son venenosas, pero si muy agresivas y peligrosas para los humanos. Las serpientes se encuentran en cuarentena en el parque Zoológico Nacional, donde fueron trasladadas tras ser decomisadas. Esta especie se alimenta de grandes presas, como cerdos, perros, chivos y otros mamíferos de gran tamaño. La encargada de Relaciones Públicas del Zoológico Nacional, Dahianna Martinez, indicó que la...
Ramon Read2 semanas ago2444 min

Las dos serpientes pitón  decomisadas en el municipio Jicomé de la provincia Valverde el fin de semana no son venenosas, pero si muy agresivas y peligrosas para los humanos.

Las serpientes se encuentran en cuarentena en el parque Zoológico Nacional, donde fueron trasladadas tras ser decomisadas.

Esta especie se alimenta de grandes presas, como cerdos, perros, chivos y otros mamíferos de gran tamaño.

La encargada de Relaciones Públicas del Zoológico Nacional, Dahianna Martinez, indicó que la persona que tenía este tipo de reptil los alimentaba adecuadamente.

Las serpientes pitón aún no han sido pesadas, pero se informó que miden 6 y 6.5 metros.

Características 

Las pitones se pueden distinguir de las boas en que tienen dientes en el  premaxilar,  un pequeño hueso en la parte frontal de la  mandíbula superior. La mayoría de las boas dan a luz  crias vivas, mientras que las pitones ponen huevos.

Las pitones, igual que sus parientes cercanas las boas, son serpientes constrictoras, y por definición, no  venenosas. Normalmente atacan, emboscadas, a animales que pasan cerca.

Matan a sus presas por asfixia, primero muerden agarrándola con la boca y enrollando rápidamente su cuerpo alrededor de ellas. Una vez así, se ejercen presiones altas sobre las costillas y pulmones de su presa, que de este modo no pueden inhalar.

A pesar de que la presa puede sufrir también problemas de circulación, especialmente si la serpiente presiona mucho alrededor de su cuello, la muerte por asfixia se produce habitualmente mucho antes.

En contra de la creencia popular, estas serpientes tampoco estrujan o aplastan a sus presas, y cuando matan a una de tamaño normal, en la gran mayoría de los casos la presión que ejerce la serpiente no es suficiente para romper ningún hueso.

Este tipo de reptil,     pitón reticulada, es originaria del continente asiático y es la más larga de todas las constrictoras, llegando algunas a alcanzar los diez metros de longitud. Deposita sus huevos fuera del cuerpo desde los primeros momentos de la gestación.

 

Alimentada
Una de las  pitón  tiene cinco metros de longitud y tenía un becerro en la barriga.
Tamaño
Las serpientes (Python reticulatus) pueden crecer hasta los diez metros.

Fuente: El Día.

Ramon Read